Parada y descanso.

Unas letras nada más, para agradecer a todos los que han visitado el blog a lo largo de su recorrido en el espacio y el tiempo, sus visitas y opiniones. Por el momento, es conveniente un descanso.
Saludos a todos.

Nudo Gordiano.

Sobre el nudo gordiano, se ha escrito mucho y se seguirá haciendo. Ha quedado como sinónimo de una tarea imposible de resolver. En realidad se ha estudiado, representado gráfica y algebráicamente, pero nadie ha conseguido descifrar su sentido real y mucho menos deshacerlo. El único que se atrevió con él - según la tradición- fue Alejandro Magno, que no sólo no fue capaz de abrirlo, sino que lo destrozó con su espada. Este gesto habla por si solo y demuestra como la razón parece inferior a la violencia porque sucumbe aparentemente, pero solamente así, porque en realidad no ha sido vencida o ganada sino aplastada al no haber sabido solucionar el problema.

Hay apasionados por el arte de realizar nudos y también de deshacerlos y son muy numerosos los conocidos para hacer un buen apriete, cuyas técnicas para hacerlos o abrirlos, pueden ser conocidas de todos. Sin embargo el problema que existía al parecer con el nudo Gordiano, es que carecía de extremos -o al menos no estaban a la vista- en los que apoyarse para deshacerlo.

En este nudo, ha querido verse la representación del uno en el trés. (Trinidad) y su representación esquemática ha pasado a ser ampliamente reproducido en multitud de objetos de joyería. Su significado real, es posible que salvo algún filósofo iniciado, se desconozca y sin embargo...

________________

Fragmento


...Unos minutos más tarde, al terminar Albinoni y Mahler, Miguel manipuló los controles situados junto al volante y al momento, por los ocho altavoces calibrados del sistema de sonido, que le habían instalado recientemente en el coche, surgieron las inconfundibles primeras notas de "la Heroica" de Beethoven. Algo después, en el pasaje que intercala unos compases de la Marsellesa, Miguel notó que Begoña hacía esfuerzos para que las lágrimas no le cubrieran la cara. El ritmo de la marcha disminuyó y la oyó decir:
-Voy a parar y conduces tú. No puedo seguir con este fabuloso sonido. Quiero disfrutar de él, sin tener que estar pendiente de la autovía. ¿Cómo puedes conducir tú, oyéndolo sin más?
Miguel, estaba perplejo. No se imaginaba que ella fuera tan sensible ni que le afectara tanto la buena música. Una vez reanudada la marcha tras el cambio de asiento, aquella volvió a hablarle:
-Te voy a confesar un secreto. Soy tremendamente influenciable por la música y por los olores. No se si te creerás del todo lo que te cuento. Por el olor de cada uno, sé si congeniaré o nó con esa persona. Me sería imposible estar mucho tiempo con alguien que usara una loción o colonia que me produjera molestia. Por el contrario soy muy vulnerable a un aroma grato, de alguien que quizá ni se lo imagina. Una música de esta calidad y tirón, me lleva a lugares insospechados.
-¿Agradables?
-Por supuesto. Muy gratos.
Estaba amaneciendo y a pocos kilómetros se anunciaba en una señal, que Bailén estaba próximo. Allí tomarían café y pasearían un poco por la explanada. Apetecía respirar la frescura inicial de la mañana, al término de una noche cálida de verano recién terminada. En el firmamento, el brillo intenso de Venus, señalaba la proximidad del día. Pasado aquel instante de confidencias, Begoña y Miguel, volvían a ser compañeros de trabajo en viaje de trabajo. Sin embargo, ahora se conocían un poco más.
________________
(Fragmento de la novela "Al margen de las cometas, que todos alguna vez dejamos volar") Año 1987

Gustavo Adolfo


Y de pronto,
apareció la glorieta
y a pesar de que los recuerdos
casi nunca concuerdan con las vivencias,
volvía a encontrarme
en el silencio de una mañana
con el mármol blanco y frío
en que las musas sollozan
y el amor, junto a ellas,
está atravesado por un puñal.

Sobre el conjunto,
el busto de aquel joven
que a sus pocos años de vida,
-solamente treinta y cuatro-
le fue dado conocer:
la pena, la desesperación,
el desamor y la angustia,
excepcionalmente,
haciéndolo llegar a sus lectores
con la exaltación propia de un romántico.

Contemplando el lugar, me acordaba
de golondrinas y de frases encendidas;
de ojos verdes, de rayos de luna
y de organistas, que después de muertos
seguían sabiendo como nadie
hacer música de tubos aparentemente
solitarios...

De pronto, llegó a la glorieta
un nutrido grupo de escolares,
llenándola
con el bullicio de sus palabras
y el estrépito de sus gritos jóvenes,
rompiendo el encanto mudo y solitario
del lugar, haciéndolo distinto,
sin imaginarlo siquiera,
por lo que marché de allí,
dejándoles para su disfrute
un lugar que ya no me atraía...
______________________

Observando.


En las hojas flotantes del nenúfar,
una rana pequeña,
aprende de otra mayor,
mirando como ésta,
acecha inmóvil
a un despreocupado caracol.

Y éste, ignorando los peligros
y la para él incomprensible
armónica proyección de las volutas
espirales de su casa,
que se puede expresar
algebráicamente
en una ecuación,
simplemente y con la felicidad
que proporciona la ignorancia,
se limita a disfrutar del sol.

La planta, que con sus hojas
proporciona soporte,
como islas de un día sí y otro no,
ahora, también
sin entender de fases evolutivas,
almacena rayos de luz,
para que su clorofila la tinte
del verde que vemos
sin mayor preocupación...

Sólo el paseante, abrumado
por sus pensamientos,
al mirar estos eres sencillos
encuentra descanso,
quizá tratando de imaginar una gráfica
que exprese aquella situación...

__________________

Contemplando.

Mirando el fuerte chorro
de agua que cae al estanque
formando turbulencias,
nos es dado contemplar
otra dimensión, dentro de la nuestra,
en la que viven, distintos
y dependientes de nosotros
-aunque no lo sepan-
otros seres, que simplemente nos temen
y posiblemente nos detestan.

Las carpas del estanque,
vistas como masas oscuras
bajo el agua, acuden presurosas
a las migas de pan que a él se arrojan
con displicencia.

Los patos, coexistentes con aquellas,
participan de una doble vida,
terrestre y acuática, según les parezca.
y también acuden apresurados
ante la noticia: cae comida nueva...

Las palomas, zurean y giran
y también si ven alguna migaja de pan,
un vuelo corto para tomarla,
perfilan y su temor en su pequeño corazón
encierran...

Sólo los gorriones, más inquietos,
más desconfiados
-porque nos conocen-
no se fían y en cortos vuelos
para aprovechar alguna miga,
en un recorte rápido,
dan un descanso a su piar
y con el pico la toman a porfía
huyendo de inmediato...

Y a veces un pensamiento surge
intermitente y sin respuesta:
¿En qué estanque sin agua
pero lleno de aire,
estamos inmersos los humanos?
¿Mirarán nuestros movimientos
-que no pensamos dirigidos-
los que nos echan las migas
por las que disputamos
sin que podamos verlos?...
__________________

Disconformidad.


En el más elemental sistema compuesto,
puede observarse la disconformidad
entre sus elementos.

Por ejemplo;
en una bisagra, cuyo unido conjunto dispar,
permite el previsto movimiento,
el eje giratorio -nómada eterno-
es envidiado por los tornillos
fijados y quietos, que a veces le increpan,
diciendo:
-¿Nosotros qué hemos hecho
para estar constantemente
atornillados sin poder movernos?

Las hojas de la bisagra les responden:
-No sabéis lo que esto.
A cualquier hora del día o de la noche
nos obligan a movernos
y a veces sin grasa deslizante,
lo que nos provoca un dolor intenso,
pero lo peor de todo, es
que sabemos, que nunca acabará esto y
pensamos que una y otra vez, la puerta
a la que servimos, seguirá
cerrando y abriendo...

Y ante eso me pregunto:
¿Qué es mejor, desgastarse dolorosamente
viviendo,
o conformarse con seguir adormecido
sin dolor, pasivo y quieto?
_________________________

He leído...


He leído en tu tronco cercenado,
la vigorosa resistencia que opusiste.

Se me representó al ver tu muñón
con marcas múltiples,
la dificultad que ante tu altivez
encontró el instrumento que te atacaba,
que aunque pequeño de forma,
mordía con sus dientes de acero,
haciendo cada vez más profunda la herida
en tu corteza, inútil ante él, para protegerte...

Pienso, que si era inevitable morir,
te hubiera causado menos dolor
ser abatido como los árboles antiguos,
bajo unos simples hachazos
que te hubieran hecho caer
a todo lo largo de tu altura,
con el ruido ancestral
al reposar sobre la tierra, pero...

Quizá un día no lejano, seas parte
de algo que ennoblece tu madera,
dándole un sentido elevado a la existencia que tuviste...

¿Te imaginas, siendo parte de una librería
que sostiene tomos en los que se guarda
parte del saber, primorosamente encuadernados?

¿Quizá tu sacrificio fué recompensado
al haber sido la materia en la que un imaginero
talló una escultura que se admira?

¿Y si tu madera formara parte de un laúd
o una guitarra, dando resonancia
a unas cuerdas que armónicamente vibran?

Quizá sigues siendo generoso
y en un sacrificio más, tus trozos calentarán
los pies ateridos de un niño
o de un anciano en el cercano invierno...

Al verte: sacrificado árbol de un paseo,
quiero pensar que tu sacrificio
al menos fue útil
y no que fue por la causa
de que tus enormes raíces
ocasionaran gastos
al romper el acerado...

_________________

Arte mínimo.


De entrada, creo que no existe arte mínimo. Cualquier manifestación artística, es máxima porque expresa de una manera u otra, una forma de representar una idea, un sentimiento, una impresión o cualquier otra abstración que se plasma de la manera que la persona que desea hacerlo, considera más idónea. Sin embargo hay concisas formas de manifestarse y en este caso es cuando podríamos denominar el resultado, como mínimo o pequeño.

Este candado, que es uno de los numerosos que se encuentran cerrados en las barandillas del Puente de Triana en Sevilla, podría corresponder al llamado arte conciso o mínimo. En él, podemos observar unos trazos rápidos, que nos sugieren los arcos califales bicolores, inconfundibles de la Mezquita de Córdoba. El autor, ha sabido transmitir con unas sencillas lineas a rotulador, un ambiente ya sea para él, familiar, afectivo o simplemente nostálgico. Por si fuera poco, está colocado en la barandilla que mira hacia el nordeste, por lo que además parece que desea indicar que sus pensamientos en ese momento, se encaminaban hacia aquella ciudad. Sea quien fuere el desconocido autor, no puede haber expresado con menos trazos una idea más clara.

_________________

Contraste.

Unas lineas solamente, que quieren expresar mi pesar, por el trágico suceso de ayer en Castelldefells.
La noche de san Juan, que se relaciona con alegría ancestral de tantas cosas y entre ellas las ligadas al advenimiento de las cosechas y la llegada del verano; celebrada con el desenfado característico de la juventud, ha traído este año el contraste de la tragedia para unas familias que nunca podían suponer unos minutos antes lo que les esperaba.
Sin entrar en los detalles o causas desencadenantes, vaya desde aquí, mi pesar.
__________________

La mirada.


La mirada, -mi mirada-
se proyecta entre los falsos barrotes
de tubo de la cancela moderna;
ignorando sin despreciar la pared nueva
y fijándome al paso,
en la vieja muralla descarnada,
situada a mi izquierda...

Pero dura poco la detención
para observarla.
Sigue para pasar bajo el arco morisco
y aún admirándolo,
lo traspasa para llegar al ajimez
que al fondo, vela con vidrios
de colores, la visión de un jardín
del que el dueño del lugar,
se reserva la contemplación
de su belleza...

Y supongo que habrá quien al pasar
por la funcional cancela,
no piensa que al fondo,
casi invisible si no se busca,
hay una armónica paz
de silencio y arbustos cuidados
con flores que embriagan
y el ambiente impregnan con su aroma
adivinándolas más por el olor
que por realmente verlas...

Y una vez más,
la ilusión se sobrepone
a la realidad de la materia...

__________________

Y aquella esquina...


Y aquella esquina
diferente,
en la hermosa plaza
inundada por el sol,
reflejando la luz que choca
con fiereza en la cal blanca,
hiriéndola con su enorme fuerza
apenas amortiguada
por la nota de color de unas tímidas flores
y el verde desvaído de unos árboles
que bajo el calor del verano,
casi te abrasa...

Y allí, en aquél amplio espacio
inundado y cegador,
se abre la tupida celosía,
de un pequeño torreón,
que nos hace imaginar,
tras los diminutos cuadritos
como losanges en que se refugiaran
miradas intensas desde ojos oscuros,
en caras espectantes,
que apoyadas en las maderas cruzadas,
desean mirar sin ser vistos...

Pero aunque sean sólo intuidos,
piensas que siguen tus pasos
en tu errante caminar...
Y cuando te paras
y hacia la celosía levantas la mirada,
imaginas que desde allí,
en una penumbra de luz amortiguada
se preguntan si ves algo,
ignorando,
que sólo con imaginar lo que no captas,
sientes tu curiosidad pagada...

________________

Siluetas.



Recortando su figura esbelta
sobre el azul del cielo,
he visto esta mañana
la silueta de un gato negro,
que al pronto
-y a pesar de su tamaño-
creí de carne y hueso.

Cerca de allí, en el mismo solar
y esta vez sobre la pared blanca,
el perfil de una niña
de larga melena se recortaba.
Y rodeándola,
unas airosas golondrinas
simulaban su vuelo en recortes
acompañándola.

Me quedé un rato mirando
y pensé en lo que el artista
con su imaginación,
sin pretensión alguna,
humildemente,
pero lleno de belleza
me regalaba...
___________________

Acerca del 6.


La Geometría se puede ver. Utiliza formas representables. No necesita en principio abstraciones. En el caso concreto de la figura del exágono regular, están a la vista y se pueden comprobar unas particulares relaciones entre sus elementos -ángulos y lados, así como radio de la figura- en las que existen unas medidas relacionadas que son facilmente convertidas en números.
El exágono regular, está presente en la Naturaleza en numerosas ocasiones. El panal de las abejas lo utiliza como base de sus construcciones. Presenta el ángulo interno de 120º, que permite adosar elementos iguales, para construir una figura compuesta de la forma que se desee; o sea más apropiada. Es curioso, observar que permite al tiempo, volver a la forma piramidal o triangular, si a cada fila horizontal, se le va sumando un elemento, consiguiendo una serie de abstraciones -números- de las que se pueden obtener series muy determinadas. Así, la 1, 2, 3, etc. y si se suman la primera con la segunda y ésta con la siguiente, etc; se obtendría la nueva serie de los llamados impares: 1, 3, 5, etc.
Por si no existieran bastantes coincidencias entre el exágono regular y el triángulo equilátero obtenido de aquél, que se forma uniendo un vértice sí y uno nó del exágono, se observa que la superficie del triángulo, es exactamente la mitad de la del exágono. No es necesario medir ni contar. Bastará doblar hacia adentro por las lineas del triángulo los trozos que quedan desde ésta a los vértices del exágono y podremos comprobar que coincidirían los tres en el centro del triángulo.
Bien sabido es, que el radio de la circunferencia en que siempre se puede suponer inscrito un exágono regular, es igual en medida a su lado y que trazando los tres diámetros que unirían vértices contiguos del exágono, obtendríamos seis, (otra vez seis) triángulos equiláteros, que precisamente por serlo, serían también equiángulos, siendo de 60º cada uno de ellos.
Si queremos seguir obteniendo correspondencias gráficas, podemos trazar a cada uno de estos seis triángulos, su linea de altura, que también sería, la llamada apotema del exágono, que se convierte en bisectriz del ángulo que divide en dos partes iguales, observando entonces, que en cada triángulo se habrían formado otros dos, iguales entre sí y en este caso rectángulos, que tendrían por lados; el radio de la circunferencia, la llamada apotema y la mitad del lado del exágono, o lo que es lo mismo del radio, por lo que podríamos demostrar que en el triángulo rectángulo, que por supuesto tiene un ángulo de 90º, otro de 30º y el tercero de 60º, en cuyo caso, la hipotenusa (radio de la circunferencia), siempre sería el doble en medida del cateto menor (mitad del radio o lado del exágono).
También, el 6, desde el punto de vista numerológico, representa los dos ternarios. (3 x 2), representado por dos triángulos equiláteros del mismo tamaño, uno de ellos en posición normal y el otro invertido que se entrecruzan, formando la estrella de seis puntas o Hexagrama.
En el Tarot el 6, es la sexta lámina - la de los Enamorados-.
Si se eleva el seis al cuadrado, se obtiene el número 36, que es el atribuido a la palabra separación que indica la que existe entre la luz y las tinieblas y es raiz de la piedra preciosa o árbol denominado Bedellium. Este árbol, situado en el este del Edén, se consideraba regado por los iniciales cuatro ríos. Su número sería el 4 x 36 = 144, o número de la proposición primitiva, opuesto al que se obtiene multiplicando el citado 36 x 6, que nos daría el 216, (cubo del seis), que es el de la posesión personal. "Casualmente" el 144 es el cuadrado del número 12, "casualmente también", formado por el número 6 multiplicado por 2.
Las analogías del número 6, podrían continuar, pero la brevedad del espacio, no hace posible ir mucho más allá.
_________________

Saramago


Los grandes hombres, no necesitan ni de nombre siquiera. Se lo labran con su hechos. Este Premio Nobel de Literatura del año 1998, tuvo hasta un apellido que no era el suyo propio y por las circunstancias que fueran, fue inscrito en el Registro civil, con una especie de apodo al parecer de la familia.
No voy a hablar de su infancia, ni de su trayectoria personal. Simplemente rindo un tributo -innecesario por otra parte- al escritor, dramaturgo y poeta, que inicialmente destinado a una profesión técnica, cuyos estudios que dejó inconclusos al parecer por dificultades económicas, trabajó durante años en diversos menesteres, dedicando el tiempo que podía a leer ávidamente lo que caía en sus manos y a escribir con intensidad. Pasa el tiempo y consigue además del Nobel ya citado, numerosísimas distinciones en forma de Premios o nombramientos por Instituciones y Academias.
Utópico en ocasiones, como en su idea de "Iberia unida" y siempre al lado del más necesitado, sus escritos, encierran una lectura que no deja indiferente. Fue nombrado en 2007, Hijo Predilecto de Andalucía, a la que estaba muy ligado por ser su esposa actual la periodista Pilar del Río, natural de Castril en la Provincia de Granada.
Descanse en paz, aquel que escribió:
"...Pero avanzar no es hacer jornada,
ni pintura será el color que no se inscribe..."

_________________

A veces estoy seguro...

Me han dado a leer un poemario
que va a publicar su autora
inminentemente...

Algunos versos, los conocía,
otros, no los entiendo
pero hay frases,
que tienen tal fuerza
al presentar un recuerdo,
o que desnudan sentimientos
tan íntimos,
que muestran sencillamente
un universo,
en el que el ser humano,
con sus virtudes,
con sus carencias,
con sus miedos
en largas noches oscuras,
aunque lleno de dudas,
sabe encontrar la esperanza
en los peores momentos...

Y es ahora, después de leer
algunos de esos versos,
cuando se, que no podré
sin emocionarme,
volver a leerlos...

__________________

No se si era...

Hace mucho tiempo
leí un poema.
no se si era una jarcha
0 un zéjel, 0 una qasida.
Me es igual.
Tampoco recuerdo si lo escribió
Mutamid, o Ibn Jaldún
o Wallada. Decía:
-perdida su frescura en el tiempo ido-
"tus ojos negros,
son el laberinto
en el que sé que me perderé
irremisiblemente,
pero aunque lleno de temor, sólo sé
adentrarme cada vez más en él,
aún a riesgo de no saber salir..."
___________________
Nota:
¿Qué más dá quien lo escribiera y si en realidad lo hizo?

La pregunta...


He pasado por la fachada del Ayuntamiento de Sevilla, que da a la llamada Plaza Nueva, en la que existe una estatua del rey Fernando III de Castilla y de León, conquistador de la ciudad a los musulmanes.
Mi mirada se bifurcó y captó en un lado, la estatua del referido rey quien tras un largo asedio por tierra y agua, desde el Castillo de las Malas Mañanas en Alcalá de Guadaira y por el Guadalquivir, tras la rotura del puente de barcas, por el después llamado Almirante Ramón Bonifaz, conquistó la ciudad.
Girando la vista desde su estatua unos 180º, se puede observar la fachada antes citada del Ayuntamiento de Sevilla, antiguo Convento de san Francisco y posteriormente sede de los caballeros Veinticuatro que regían la ciudad.
Y allí, en la parte superior del edificio, más arriba del lugar en que se sitúan las banderas locales, de la región y de la nación incluso, veo colocada otra con los colores del Arco Iris.
Ciertamente, desde el siglo XIII, han pasado muchas cosas, pero creo que el rey Fernando III, viéndola, se preguntaría quizá, si a la mayoria de los sevillanos de ahora, -con todos los respetos para cualquier opinión- nos gusta que esté allí colocada...

_________________

A diario...

Todos los días, desde que se jubilara como Maestro en aquella pequeña población, había tomado la costumbre de ir paseando hasta la estación del ferrocarril por la que minuto más, minuto menos, pasaba sin parar el tren rápido de las 9 y 47, que procedente de Madrid, se dirigía a la capital de su provincia.
Una de aquellas mañanas, el cambio de agujas manual de la estación, tuvo un problema mecánico y mientras duró la reparación de la avería, tuvo ocasión de conocer a algunos viajeros que bajaron del tren y permanecieron en la rústica cantina de la estación, que por un día acogió a más personas que posiblemente hubieran pasado por allí en un año. Cuando se fueron, dejaron bastantes restos de su paso: latas abiertas y vacías, envueltas de bocadillos, magdalenas y otros dulces, etc. etc. También había un periódico en francés, que se apresuró a tomar. En él varias fotografías de playas de la Costa Azul, comentarios y reportajes, así como diversas noticias, que le permitieron poner en práctica sus casi olvidados conocimientos de aquél idioma. En una página se incluía un cupón, que enviándolo a unas señas de Paris, hacía entrar al remitente en un Concurso con varios premios de viajes y otras cosas, como pequeños electrodomésticos. Tan sólo pedía, que expresara el lector; qué sección le agradaba más del periódico y cuál era el motivo de ello.
Ya en su casa, leyó detenidamente las 46 hojas del enorme magazín y contestó que el artículo muy documentado sobre el laberinto alquímico situado en Nôtre Dame de Paris y el relato sobre la muerte del Gran Maestre Jacques de Molay en la Isla de la Cité para acabar con el Temple.
Echó la carta al correo y siguió con su costumbre del paseo diario a la Estación. El trén pasaba todos los días y como siempre, no paraba allí. Las semanas seguían sucediéndose unas a otras sin mayor novedad, aunque sí había habido una para nuestro personaje: Se había suscrito al periódico y aunque en la primera ocasión en que participó en un concurso, no le premiaron, seguía participando, no sólo en todos los que veía en el periódico, sino que además, jugaba al ajedrez con personas que en la sección correspondiente, había conocido a través del periódico.
¿Quién le iba a decir que una avería del cambio de agujas, iba a representar tanto para él?
_____________
(fragmento de "A diario" 1998)

Vibraciones..



Al contemplar el jardín,
en el que abundantes plantas
enseñan sin recato alguno
sus bellezas más internas,
siento dos emociones yuxtapuestas:
la de las flores en sí,
con sus colores y aromas
y las producidas por vibraciones,
que transformadas muestran...

Y si aplicas un poco de interés,
captarás la luz origen, reflejada
en rojo, o verde, o azul, o blanco,
intuyendo otros muchos que no te llegan,
mientras el aroma -en este caso-
de las humildes pero bellísimas petunias,
describiendo ondas invisibles,
te llegará con intensidad,
como pequeñas olas
que al romper en la playa,
te salpican, envolviéndote
con su esencia persistentemente
y cuando de allí te marches,
parecerá que quedó -como ellas-
fijado en el lugar al suelo,
pero te equivocarás,
porque el breve reciente
recuerdo olfativo y cromático,
contigo lo llevas...

_____________

Resbalando la mirada.




A veces -por no decir casi siempre-
mientras los ojos se ocupan de ver,
los pensamientos se disparan.

Y en otra cosa diferente piensas
estableciendo correspondencias,
con situaciones dispares
que solo tienen referencias comunes
en la distancia...

Así un viejo rótulo en azulejos
de un antiguo almacén,
que deja constancia
de quien lo edificara un día,
en la fecha indicada,
que está escrito en minúsculas,
pero al fín, en siglas romanas
nos lleva a una época...

Pero, más arriba
y desde nuestro ángulo,
en el mismo encuadre
saltamos los siglos
como si fueran segundos
o tan solo unos granos de arena
en una super veloz clepsidra
sin importar distancias...

Y como si fueran de la misma época,
vemos sobresalir almenas
de la Torre del Infante
de vida azarosa,
que fue muerto en Toledo,
al ser acusado de tener amores
con una bella y joven viuda:
su madrastra...

_____________
Notas:

El rótulo dice: "Este edificio lo mandó construir Nicanor Balbotín y Balbás para almacenes de la Compañía Singer. año mcmxiii"
La Torre, obviamente es la denominada de don Fadrique.

En la mañana.


En la mañana, la luz
se enseñorea en la vieja torre
y hace resaltar el contraste,
entre la argamasa requemada
por los siglos
y el brillante verde nuevo
de pocos días -o quizás horas-
del árbol que apoya
en ella sus espigadas ramas...

Y casi se escucha debilmente
el diálogo casi imposible
-por sus diferencias-
entre la vieja tierra enhiesta
y las hojas verdes de la planta
y sin embargo, más arriba
el azul límpido del cielo
haciendo de unión entre ellas
las cobija, las cubre
y les sirve de dosel
a ambas...

_____________

De lo pequeño...



Hoy, ha salido en Sevilla la procesión del Corpus Christi. En ella, numerosas personas por su representación en la ciudad, Cofradías, Autoridades, pertenecientes a Organismos y Corporaciones civiles, militares o religiosas, además de religiosos y seglares que se suman al cortejo, acompañando a una serie de imágenes de los santos Isidoro, Leandro, Justa y Rufina o el también rey Fernando, que unidos en sus pasos a otros con un Ostensorio, la Inmaculada y un niño Jesús, dan realce a la extraordinaria Custodia de Arfe en la que va lo que para los católicos es el Cuerpo de Cristo.
La Custodia de Arfe, es un encaje en plata que a modo de templete, presenta cuatro cuerpos bien diferenciados en sus casi cuatro metros de altura. Así, el cuerpo superior, está coronado por una representación de la Fe y debajo la Sma. Trinidad. El cuerpo tercero, lleva la representación del Cordero eucarístico. En el Cuerpo segundo, va un viril con el Smo. y diversos santos, relacionados de alguna manera con Sevilla, como santas Justa y Rufina, san Isidoro, san Leandro, san Hermenegildo, san Sebastián, san Servando, san Germán, san Laureano y san Florencio. En el primer cuerpo, se encuentra una Inmaculada Concepción y la representación de 36 escenas del Antiguo y Nuevo Testamento.
Y todo esto, con ser mucho -más que eso- siendo grandioso y presentando una belleza formal y una estética única, obra de arte del genial Juan de Arfe que vivió en el siglo XVI, Hay temas mucho menos importantes que me traen recuerdos imperecederos. Uno de estos; el aroma a campo que transmite al aire, la alfombra de plantas olorosas extendidas por el suelo para que sobre ella, pase la comitiva y como después de que ésta haya pasado, la certeza de que la mañana del día del Corpus en Sevilla, tiene un aroma y una luz distinta, que potencia y acerca el recuerdo en la distancia, magnificando las cosas pequeñas, como lo es llevarte a la nariz y aspirar un trozo de romero, como cuando ibas de la mano de alguien que ya no está, que te explicaba lo que desconocías...
________________

Inesperadamente.


Inesperadamente,
se desplegó ante mí,
con toda su carga de sencilla
ingenuidad,
el país de un abanico
que manteniendo unidas sus varillas
pintadas,
mostraban el destello cegador
de una evocación dormida
pero no olvidada...

Y de improviso me volví a ver
en aquél lugar encantado,
mientras de nuevo contemplaba
una vez más, la Colina Roja
envuelta entre las verdes frondas
y las cumbres del Mulhacén y Veleta,
que respondían
a los últimos resplandores de la tarde,
reflejando su nieve blanca ...

Y volvieron los recuerdos
y me llegaron otra vez,
nítidos y plenamente sentidos:
evocaciones, vivencias, personas...
idas, vividas, pasadas,
algunas tan solo presentidas
otras, quizá solo imaginadas...

Y otra vez, contemplaba marcharse el sol
como si estuviera allí,
buscaba el descanso
que siempre se encuentra al oeste,
quizá por esas luces anaranjadas
que muestran las tardes al irse,
mientras las sombras
poco a poco se alargan...
y al mirarlas, irremediablemente
nos sentimos algo melancólicos
y un poco mayores que éramos esa mañana...

Y otra vez, me veía
en San Nicolás, mirando la Alhambra,
tratando inútilmente de parar el tiempo
y volví a sentirme el yo, que era,
dándome cuenta, que seguía aún,
teniendo preguntas sin respuesta...

Y absorto en la belleza inducida
que estaba viviendo en la cabeza,
no me dí cuenta, cuando
la propietaria del abanico
lo había cerrado, marchándose,
mientras yo, seguía absorto
buscando como siempre,
respuestas en la improvisada vivencia...

________________


La más conocida.


Un poco antes de bajar del AVE al llegar a Sevilla, se puede escuchar por el interfono, que se está llegando a la Estación de Santa Justa y una vez más, me planteo, por qué han olvidado al poner nombre a la Estación, citar también a su hermana menor, Rufina, puesto que murieron juntas y se las representa siempre, una al lado de la otra.
Dice la tradición histórica, que hacia el siglo I, en tiempos del Emperador Diocleciano, siendo Pretor de Sevilla, Diogeniano, vivían en la ciudad, dos hermanas que trabajaban el barro. Esto es; eran alfareras. La mayor, nacida en el año 268 llamada Justa y Rufina la otra, nacida dos años después.
Parece ser, que profesando ambas la fé cristiana, con motivo de una festividad pagana, no sólo no contribuyeron a la exaltación de la misma, sino que se opusieron a ella y llegaron incluso a tirar al suelo, los objetos del culto o a la representación misma del ídolo, sabido lo cual por el Pretor, las mandó prender y no logrando renunciaran a su fe las sometió a suplicios diversos, ordenando matarlas después. Todo esto, según el autor que se lea, queda adornado o completado con situaciones concretas, prodigios diversos en el Anfiteatro -situado según se cree, cerca de la hoy destruida Puerta de Córdoba- en donde un león al parecer no las atacó, etc, etc. El hecho es, que aún hoy, se puede visitar el lugar donde estuvieron presas. Este sitio, hace años podía visitarse bajando unas escaleras desde dentro de la Iglesia de la Trinidad. En la actualidad, se accede a él, desde un patio del Convento-Colegio de los Padres Salesianos.
Tras su muerte, fueron declaradas Mártires y Santas por la mediación del Obispo Sabino y su fiesta, se celebra en Sevilla el día 17 de Julio. Son muy numerosas, las representaciones de las dos hermanas existentes en la ciudad, siendo innumerables los artistas que las han dibujado, pintado o esculpìdo, pero siempre llevando la palma como símbolo del martirio y entre ellas la Giralda, haciendo con ello patente el patronazgo hacia la ciudad.
El azulejo que se representa, está adosado a la pared exterior de una casa, en la calle llamada "Santas Patronas" y posiblemente sea originario del siglo XVIII.

__________________

Una pequeña calle.




Ésta, es corta, limpia y no demasiado antigua. Comunica la llamada plaza de Santa Cruz -en cuyo ámbito y en lugar no determinado están los restos del eximio Murillo- con el paseo de Catalina Rivera, (Jardines de Murillo), en Sevilla.
La calle: Nicolás Antonio, se abrió mediante la donación de parte del terreno de una casa allí existente aún, cuyo propietario lo cedió a la ciudad, en tiempos del rey Alfonso XIII, que previamente había hecho posible, los citados jardines, pasaran a ser de uso público, según se puede leer en un rótulo de azulejos que allí existe.
Pero...¿Quién fue Nicolás Antonio? Fue nada más y nada menos, el autor de uno de los tratados más ambiciosos de su época. Una obra a la que dedicó numerosos años de su vida, en la que se relaciona, todo aquel que escribiera algo en España desde los tiempos del Emperador Augusto, hasta aproximadamente el año 1500. Nació en Sevilla en 1617. Concretamente el 28 de julio y tras la edad avanzada para la época de 67 años, falleció en Roma el 13 de abril de 1684. En su juventud, obtuvo la licenciatura en el Colegio de Cánones de Sevilla y posteriormente cursó estudios de Derecho, en Salamanca, obteniendo posteriormente el Doctorado también en aquella Universidad en 1639.
Ocupó cargos relevantes en los reinados de Felipe IV y Carlos II. El primero, le nombró Agente General e Inquisidor en Roma, además de investirle del hábito de Santiago. El Papa Alejandro VII, le hizo Canónigo de la Catedral de Sevilla, con el privilegio de poder estar ausente de ella.
Su magna Obra, cuyos numerosos volúmenes se dividen en dos partes; la llamada Vetus y la Nova o póstuma, fue reconocida como el esfuerzo de un erudito incansable a lo largo de los años que dedicó a este agotador trabajo de investigación, que no solo poseía enormes conocimientos sobre la materia, sino que además había logrado reunir tener una biblioteca personal de miles de libros, -se habla de unos 30.000-.
Cuando se editó la Obra, fue muy elogiada y posteriormente, en tiempos de Carlos III, se hizo una reedición de ella, de la que se ocupó su Bibliotecario Mayor, don Francisco Pérez.

____________________

En la noche.


En la noche,
emerge la torre iluminada.
No necesita fulgores
externos,
sobresale su elegancia.

Enhiesta desde hace siglos
y aún ahora,
sigue desde su altura
exigiendo las miradas...

Y ella desde arriba,
imponiendo,
-porque se sabe hermosa-
que la miren,
muestra a todos su belleza...

Y en la noche,
rodeada de farolas,
enmarcada entre murallas,
emergiendo de las tinieblas,
nos recuerda
-por si se nos olvidara-
que ahí está ella...

Y la seguimos mirando,
desde un ángulo,
desde otro, comentando:
¿Desde aquí está más bonita?
-No sé, quizá desde la esquina
aquella...

Y en la duda, al alejarnos,
pensamos:
deseo que llegue mañana,
para volver a ver en la noche,
tu deslumbrante belleza...

_______________

Feliz ignorancia.


Las partículas de vida
micropulverizadas,
se proyectan en el aire
y al pasar la luz por ellas
irisan sus destellos de plata...

Al momento, cuando caen, se deslizan
sobre losetas de esmalte
azules y blancas,
que entre ellas tienen
semillas germinadas...

Y las silvestres plantas,
ignoran lo efímero de su vida,
por brotar allí, en el para ellas Edén
de belleza, sol, espacio y agua
a la vez suave y cálida...

Porque sin duda en breve,
pensará alguien que estorban
y que allí su presencia,
cambia el inicial proyecto
que para el lugar se imaginara...

______________

Dualidad.


Afortunadamente,
una mayoría de veces
suelen tener dos aspectos
las cosas, las preguntas,
las cuestiones, los problemas.

En cada uno está,
tomar la parte buena
o la difícil o espinosa.

Una misma planta,
ofrece una flor
con sus pétalos abiertos,
incluso con un aroma grato,
en su color animado
y en cambio, si la mirada repara
a una mínima distancia,
un aspecto distinto
nos llega en un contrario panorama...

________________

Quietud.


Bajo los arcos del puente
de Triana,
quedamente,
se va deslizando el agua
y en una mañana
en la que el cielo tiene nubes
sobre un grisáceo color de plata,
hay sensación de parada,
tan sólo rompe el silencio,
el paso veloz de una piragua
y el chapoteo de sus palas.
También unos pescadores,
qué pacientes,
tienen plantadas sus cañas.

Hay un silencio sonoro
de esperar algo que se capta...
un pensamiento, un viento, una ráfaga...
pero nada, es un instante de magia
y a cierta distancia se ve emerger la Giralda...
Bajo los arcos del puente
de Triana.

Sevilla hoy está en silencio,
permanece por un momento;
callada
y mi mirada tranquila,
disfruta de estos instantes
que se que no durarán nada...

_________________

El regreso...


Ya vuelven, ya regresan.
Ya se oyen los cohetes
que preceden a las carretas...

Ya se pasaron los días
de las gratas vivencias
y una vez más se comprueba
que algunas ilusiones,
eran solo apariencias...

Sin embargo, algo queda.
Queda el aire del camino,
quedan de aquellas preguntas
del inicio,
algunas respuestas,
porque otras, tan complejas,
no tienen solución fácil
y requieren seguirles dando vueltas...

Y habiendo vivido el iniciático camino
que soluciones, hasta el regreso se reserva,
es entonces,
cuando las flores ajadas se muestran
y el blanco radiante de las ruedas
tiene una capa de arena
y la marisma parece traerse a cuestas...

Es entonces, caminando de regreso
cuando llegan las respuestas...
Y empiezas a darte cuenta
por qué el camino de vuelta,
¡tanto pesa!...

______________________

El perro de ciudad.


El perro de ciudad,
tiene casi olvidadas
sus costumbres atávicas,
pero cuando esporádicamente
y como por sorpresa,
siente la tierra
en la que se asienta
y los terrones compactos
de tierra mojada y después seca,
nota que al correr
se desgastan sus garras
y una satisfacción enorme,
desconocida,
le sube a la garganta...

Y entonces, libremente
marca el territorio;
en pinos, adelfas, acacias...
creyendo que aquel espacio infinito
es suyo solamente y al momento,
camina galopando
por entre los surcos
de la tierra labrada...

Más tarde, al regreso
a la habitual vida diaria,
amigable mueve la cola como siempre,
y cuando pisa sobre una alfombra
morada,
formada por flores que el viento
ha hecho caer de una jacaranda,
hasta parece que hace regates
para no pisarlas...

Y en sus ojos que me miran
yo leo la pregunta
de cuando iremos de nuevo,
al sitio donde se puede correr
sin pisar las flores
que tanto resbalan...

___________________

Fuente de "la Encarnación"



Este breve poema, fue recientemente publicado junto a otros, ilustrado con bellísimos dibujos de diferentes artistas, en el número 68 de la Colección "Cuadernos de Roldán", presentado el día 16 de abril en la Facultad de Bellas Artes de Sevilla .
_____________
A continuación se transcribe:

" Peregrina fuente de los cuatro caños...
¡Ay vieja fuente de mármol!
dentro del recinto de las ocho puertas,
con el nombre del derruido convento,
en que conocí, el antiguo mercado
al que ya venías, de un lugar cercano...

Tiempo después, cuando de él te sacaron,
volviste a ser el centro de algo;
rodeada de bancos en piedra, curvilíneos
y de arriates con árboles espigados...

Y ahora: hermosa fuente de los cuatro caños,
a la sombra de uno de los parasoles,
que a pesar de su masa, parecen ingrávidos,
pienso, que quizá te llegará otro traslado
y te miro con los ojos del niño que era,
añorando con nostalgia aquellos días
en que parecían no pasar los años
y caigo en la cuenta,
que eres de lo poco que queda en mi recuerdo,
siendo la misma a pesar de los cambios..."

________________

La vieja puerta.


Y la vieja madera cuarteada,
desprotegida de pintura
y a la humedad expuesta,
siente con impotencia
su abandono,
pero mientras tenga fuerzas, formará parte
de algo, que protege
a alguien, que para ella
no tiene la mínima deferencia.

Y ve pasar los meses
y los años por decenas se cuentan
desde que aquella puerta
renovada con cariño,
sobre engrasadas bisagras,
se deslizaba sin empujar apenas...

Hoy en cambio, sus labrados,
aquellos en los que invirtieron horas
tallistas de importancia,
ven sin poder hacer nada
como se desencolan y
la humedad les penetra,
transformándolos
de ser parte de una puerta antigua
a ser simplemente
labrados en madera de una
puerta decrépita...

________________

Rueda de carreta.


Los dieciséis radios de la rueda,
colocados con su ángulo,
sostienen la circunferencia
que reforzada con hierro
y de caucho recubierta,
avanza mas de seis metros
cada vez que da una vuelta...

Y ella, pintada de blanco,
aunque creas que no piensa,
girando sin marearse,
incansable,
da vueltas a su cabeza...

No quiero pisar ciudades
que no se marcan mis huellas.
Quiero dejar mis rodadas
en las arenas impresas,
quiero marcar el camino
y que todo el que lo vea
pueda decir:
-¡Qué airosa!
-¡Que recta!
-¡Cómo van de paralelas!
-¡Ay que rodadas tan firmes
las que deja esa carreta...!

Y así un día, tras muchos Rocíos
yendo y viniendo a la aldea,
cuando a trozos
amenace caerse mi madera,
no me deshagan
y exponiéndome
para que me vean,
puedan decir con orgullo:
-así hace mucho tiempo,
artesanos que sabían,
era como hacían las ruedas...

___________________

Mirada.


Extiendo mi mirada,
y lo primero que emerge
entre las casas
con balcones y ventanas
y su fachadas
pintadas de blanco o rosa,
de ocre o incluso azul,
es la torre de santa Ana.

Y en la calle junto al río,
que desde hace siglos pasa,
jugando a desvanecer su agua
camino de la mar verde
aquella Mar Océana
que en Doñana se vislumbra...
y partiendo la quietud
del tiempo y del silencio largo,
se oye tañer una campana.

Y en el calor del verano,
impregnada la mañana
de olores tan conocidos
como de azahares blancos,
o pan de una tahona cercana,
vuelves a ver los balcones
con macetas en sus hierros
o en los de alguna ventana.

Y la mirada, presa de azoteas,
entrecerrando los ojos
por la claridad diáfana,
enfoca la calle Betis
y en silencio recogido,
para que nadie te oiga,
piensas
lo bonita que es Triana...

_______________

Un año más.




De nuevo, caminan
en un rito ancestral
hacia el sol poniente.

Y otro año más,
la simbiosis inexplicable
de personas, enseres,
caballos, bueyes, carretas,
pasa ante mis ojos,
que los ven enfilar esperanzados
un camino que en breves días
les traerá de vuelta,
pero mientras...

La belleza se hace palpable
en mil facetas
y un sentimiento
que cada uno vive de una manera,
se hace presente;
ya sea en un recuerdo,
una esperanza
o una quimera.

Y mientras los días pasan
en un camino diverso,
que te hace estar,
igual empapado al atravesar un río,
o quizá casi deshidratado
entre dunas de arena,
tal vez a la sombra escasa
de pinos piñoneros,
que te envuelven en su olor a resina,
bajo un azul transparente
o en la noche, junto a una fogata
cobijado bajo un manto de estrellas...

Y se van a la marisma
entre ilusiones que se cantan
al ritmo lento de los bueyes
o el caracoleo alegre de los caballos
envuelto en el sueño inalcanzable
de batas de cola
en que es imposible
contar los volantes
que giran y giran
sobre la arena que vibra
paciente y ensoñadoramente
dorada...

Y ahora que se marchan
parece muy lejos el regreso
en este ansia de libertad
colorista y armónico
en su diversidad múltiple
y buscada.

Y un año más,
mirando absorto con los ojos
bien abiertos a la belleza
y la imaginación echando a volar,
deseo buen camino
a los que se van con ilusiones nuevas
a fuerza de viejas,
mientras las imágenes de siempre,
establecen comparaciones
que recicla la memoria
que suelta y sin trabas, vuela...

____________________

Ibn Hazm.


Su nombre completo era: Abu Muhammad Alí Ibn Hazm y a su muerte, dejó escritos un equivalente a 85.000 folios de ahora. Como sabio que era, tuvo que asistir a la quema de sus libros en la Taifa de Sevilla cuando errante y huido, tras haber conocido la comodidad y la opulencia -su padre había ocupado un cargo elevado con Almanzor- porque pertenecía a una especie de nobleza nó árabe, aunque musulmán de religión. A raiz de la destrucción de algunos de sus libros, escribe:

..." Si quemás lo que escribo
nunca quemareis su contenido
porque va siempre conmigo..."

Fué teólogo, político, Visir incluso durante unos meses, cuando los Omeya vuelven a Córdoba en 1023, pero más que todo lo anterior, filósofo y poeta. Numerosas son sus obras; desde "El Naqt" o Risala elogiando Al-Ándalus, o "la Chámbara" que es una Historia Crítica de Sectas, Religiones y Escuelas. Escribe constantemente y sobre muy diversos temas; Estudios sobre "los linajes árabes", "los Caracteres", "Polémica con Ibn Nagrela sobre el Judaismo"etc. Sin embargo, la más conocida de todas sus obras, es sin duda alguna "el Collar de la Paloma", que es un tratado excelso sobre las formas del amor al estilo platónico; por el amor en sí, llamado Amor Udrí, como el de las Cortes Medievales, cantado por los trovadores cristianos del medievo, cual la de Leonor de Aquitania o la Reina Ginebra y Lancelot y más próximo a nosotros, el que centra el ideal caballeresco de don Quijote y "la simpar Dulcinea", quizá Antonio Machado y Guiomar...

Peregrino por los distintos Reinos de Taifas, durante un tiempo, está en la corte de Almutadid de Sevilla, -padre del rey-poeta Almutamid-. Marcha después a Almería y más tarde a Játiva, donde compone "el Collar de la Paloma". Son incontables las obras y poemas que escribe y algunos, tienen tal calidad e inventiva, que son difíciles de superar. Hay por ejemplo unos que en dos renglones, compara cinco cosas con otras cinco, creando un universo múltiple y lleno de imágenes:

..." Yo, ella, la copa, el vino blanco y la oscuridad
parecíamos: tierra, lluvia, perlas, oro y azabache..."

O este otro, sacado de un poema en que habla de la espera a su amada:

..." Y es que si te hubieras decidido a visitarme
no hubiera habido tinieblas
y la luz, tu luz hubiera permanecido sin cesar entre nosotros..."

Quizá su forma de ver las cosas, se sintetiza en estos otros:

..."El ayer, se fue. El mañana no se si lo alcanzaré
¿de qué voy a afligirme?

Conocemos a Ibn Hazm, nacido en Córdoba en el año 994, falleciendo en Montíjar -hoy provinmcia de Huelva- en el 1064, gracias a los arabistas Miguel Asín Palacios y Emilio García Gómez. Es curioso que la fecha de su nacimiento se reduzca al 4 y la de su fallecimiento al 2...
________________


El Duque de Rivas.


Don Angel María de Saavedra y Ramírez de Baquedano, nació en Córdoba el 10 de marzo del año 1791, hijo segundo de don Juan Martín de Saavedra, Duque de Rivas y Grande de España, siguió el camino tradicional de los segundones de la Aristocracia, al elegir la Carrera de las Armas. Ingresa en el Seminario de Nobles de Madrid contando once años, es decir en el 1802, en donde estudia hasta que en 1807, sale de Alférez con destino en la Guardia Real.
Se distingue en la guerra de la Independencia y resulta herido de gravedad en la batalla de Ontígola, lugar situado entre Aranjuez y Ocaña, siendo posteriormente condecorado y ascendido a Capitán por el General Castaños.
Posteriormente y a pesar de su linaje, tiene ideas liberales y siendo partícipe del Golpe de Riego en 1820, es condenado a muerte, por lo que huye a Inglaterra y después a Italia tras lo que marcha a la isla de Malta.
A la muerte de Fernando VII, logra la amnistía y puede regresar a España, en la que habiendo muerto su hermano primogénito, solicita y obtiene el Título de Duque así como la gran fortuna de que disponía su hermano.
Cambia su actitud política por otra más conservadora y obtiene nombramientos de Senador, Embajador en Nápoles y Francia entre los años 1846 y 1859. Ministro de Gobernación, Académico y Presidente de la Real Academia Española, etc. Nuevamente se exilia en Lisboa a consecuencia de los sucesos de la Granja, dimitiendo como Ministro.
Fallece en Madrid el 22 de junio de 1865.
Sus obras literarias son muy numerosas y diversas, desde un período romántico a otros diferentes y abarcan la Poesía, el Drama, la Comedia o la Leyenda de base Histórica. Entre ellas:"Poesías" dada a conocer en 1814. En 1822, escribe un drama sobre un personaje Histórico y sus entresijos de la Corte: "Lanuza". Ya exiliado en Italia, "el Sueño del proscrito" en 1824 y en 1828, "el Faro de Malta". Se traslada a Francia y posteriormente vuelve a España. Trás varios sucesos vuelve a refugiarse en Lisboa, escribiendo allí, en 1834 "El Moro Expósito", sobre los Infantes de Lara y el noble hispano-musulmán Mudarra. Al año siguiente, escribe "don Álvaro o la fuerza del sino" y "Tanto tienes tanto vales" en 1840. "Romances Históricos" en 1841. De 1842, es "El desengaño de un sueño". "Historia de la sublevaciuón de Nápoles" es de 1848.
De este prócer, que le tocó vivir en época tan agitada, se guardan manuscritos en la enorme biblioteca y alguno de sus cuadros, (porque también pintó algunos), en lo que fué su Casa: el hoy visitable como monumento Palacio de Viana, en la ciudad de Córdoba, recinto que guarda incontables bellezas; desde la casa en sí con sus numerosos y bellísimos patios, a la colección inmensa de porcelanas, armas, pinturas, alfombras, así como su grandiosa biblioteca, especializada en temas cinegéticos, etc y que hoy pertenece a una entidad bancaria que por un módico precio, permite la visita guiada al Palacio, visita que recomiendo a quien pasando por aquella ciudad, uniéndola a las más habituales de la Mezquita-Catedral, Museos, etc.
_________________

El número cinco.


Si nos fijamos un poco más detenidamente de lo habitual, observaremos que la presencia del número cinco en la Naturaleza, es una costante. No sólo entre los animales, sino en las plantas y por supuesto en el ser humano. Es decir, consideraciones aritméticas aparte, se podría decir que es Natural.
Desde muy antiguo hay personas que han reparado en esto y junto a otros números , han establecido unos Principios y las afinidades correspondientes. Estudiosos como Papus, escribieron exahustivamente sobre la llamada Numerología, pero sin pretender profundizar en ello, podemos darnos cuenta de que el cinco, es la representación de un pentágono (del que curiosamente para su trazado inscrito en el círculo, se descubre el sector aúreo o número de las proporciones). También representa al Pentagrama, o estrella de cinco puntas. Incluso la representación musical de las notas, se llama así y hace que éstas, según la posición que tomen en él, tengan un valor (tono), mayor o menor y aquí surge otra analogía entre el sentido oculto del Pentagrama y la música -de las esferas, o perfecta armonía-, pero volviendo al Pentagrama como estrella, al ser cinco sus puntas, es impar y puede apoyarse en dos de ellas sobre una linea imaginaria -Tierra- y representaría la función positiva del hombre, siendo las tres puntas superiores la analogía de los brazos y la cabeza, apoyada sobre las otras dos, en las que podríamos ver las piernas o extremidades inferiores. En esta posición, sería la representación de lo natural -Bien-, o boca abajo, que sería lo contrario, es decir la representación de lo malo o contradictorio. Por tanto, bajo la libertad de elección del ser humano, éste se podría posicionar de una manera u otra.
Con la brevedad que requiere este escrito, bástenos saber, que el cinco representa una dualidad y al ser impar, es un número vivo que puede variar siendo el dominador de los bajos instintos o bien su representación si cambia de postura. Es por tanto según el gnosticismo, o bien la estrella resplandeciente dirigiéndose al bien absoluto, o la noche que por su oscuridad nos sepultará en el mal. Cabalísticamente se ha querido ver en el cinco el cuatro más el uno, es decir los cuatro elemntos conocidos: Tierra, Fuego, Aire y Agua, dominados por el Uno, o el pincipio de la vida...
También y si nos detenemos en la mano del hombre, cuatro dedos más uno. Éste siendo el que complementa a los otros, que sin él no sirven para casi nada...
_____________

Homenaje a Miguel Hernández.


Ayer dia 8, asistí entre otros actos, a la presentación de un libro que albergaba una cuidada selección de poemas de Miguel Hernández, por parte de la Editorial Calandraca. Aquellos versos escritos con lenguaje sencillo pero a la vez llenos de ideas claras, mostraban las diferentes etapas por las que pasó el autor, complementándose con ilustraciones, especialmente realizadas para la edición, dando al conjunto una estética y presentación muy agradables.
Miembros de varios grupos y asociaciones poéticas de la ciudad, dieron vida a distintas composiciones contenidas en la selección presentada, que fueron muy aplaudidas por la numerosa asistencia al acto.
En la fotografía superior, dos miembros del grupo "la Madeja" que hicieron sentir a la concurrencia con su actuación, la intensidad de las palabras y las imágenes del poeta.

___________

"Enredando"





Este es el título con el que se presentó por el Grupo "la Madeja", el libro de Poesía Escénica,en el recinto de la Feria del Libro de Sevilla, queJustificar a ambos lados se está celebrando estos días en la plaza Nueva y en la de san Francisco de la ciudad.
He escrito "poesía escénica" y en efecto, no fue solamente la mera lectura de unos poemas que escucharamos los que tuvimos la oportunidad agradable de encontrarnos allí, sino también, poder compartir la representación de unas vivencias muy diversas, que los componentes del colectivo, supieron hacer llegar con efectistas recursos creadores de impacto visual y sonoro, al muy numeroso público asistente, que desbordó el local, haciendo que uno de los componentes del grupo, les dedicara un poema a los que "sufridamente se encontraban en pié a la entrada", sin poder entrar, pero deseando al menos escuchar lo que allí se estaba celebrando.
Desde aquí, deseo expresar mi enhorabuena al Grupo, cuyos miembros tienen ya una larga andadura poética personal a pesar de su juventud y cuyo futuro se prevee de éxito, a la vista de la acogida del libro y de los aplausos obtenidos en su presentación.

____________

1806-1866


Estos son los años que vivió don Modesto Lafuente y Zamalloa. Natural de la población de Rabanal de los Caballeros en la provincia de Palencia. Entre otras cosas, Académico de la de Historia y de la de Ciencia Morales y Políticas, pero antes, había hecho más que suficientes méritos para ello. Había sido -entre otras cosas- el autor de la monumental "Historia General de España", obra detallada y prolija donde las haya, precedida de un prólogo definitorio de la misma muy completo e interesante y que hasta la época que escribe -muerte de Fernando VII- no solo es un compendio de sucesos, batallas, hechos, etc, sobre el acontecer de los diversos Reinos que formaron la nación española desde sus primeros orígenes, sino que aporta numerosos dibujos sobre monedas, litografías, grabados, ampliaciones fuera de texto, etc, complementando la enorme investigación histórica. Posteriormente continuó la obra, el escritor don Juan Valera.
Volviendo a don Modesto, realizó su Bachiller en Teología en 1832. Posteriormente previa oposición, es Catedrático de Filosofía y Retórica en el Seminario de Astorga. Consigue también la Cátedra de Teología y aunque fue ordenado, pasa a la vida civil y marcha a Madrid en 1837, donde continúa el Periódico "Fray Gerundio" de ideas liberales, que había fundado en León con grán éxito.
Viaja por Europa en el año 1843, publicando a continuación diversas Crónicas de sus viajes. Escribe en "La Revista Europea" y publica también "El Teatro Social".
En 1849 comienza su obra más importante: "Historia General de España", lo que le hace acreedor de numerosas distinciones, entre otras las de ser nombrado Académico como se reseña más arriba.
Ingresa en el Partido de la Unión Liberal que preside O´Donnell, siendo Diputado en Cortes en varias ocasiones. Fallece en 1866, dejando un tratado sobre Historia de España, de verdadera magnitud, si bien como algunos historiadores, hay pasajes en los que la objetividad es sustituida por una buena intención o unas opiniones personales influidas por su formación intelectual.
_________________

Duda.

Esperaba y a ratos no entendía
lo que hacía allí.

Pensé marcharme, pero
¿Y si luego me pesaba?

Preferí seguir esperando
mientras dudaba.

¿No sería demasiado ya?

Cambios continuos de aptitud,
dudas, peros, incertidumbre...
¿Qué podría hacer?

Y entonces, resolviendo
mi pregunta interna,
llegó el autobús.

Por un instante breve
pensé: por fín podré visitarla,
pero de inmediato,
casi compulsivamente,
miré el reloj y comprendí
que se me había hecho tarde...

Sin disgustarme siquiera,
dejé que pasara el autobús
y crucé a la acera opuesta
para tomar el que me llevaría
a mi transbordo inicial...

Una nueva espera
y de nuevo la duda:
¿Había obrado correctamente
al resignarme sin más?

Miré al cielo sin estrellas
y allí, igual que desde la acera
de enfrente,
la luna se veía como antes,
igual, igual que mi duda constante...

________________

Ensoñación

Rincón de la Plaza de doña Elvira en el Barrio de Santa Cruz de Sevilla.


Los azulejos que revisten el banco
-ahora vacío-
de una plaza de Sevilla, reflejan
belleza, pero además, componen
una sinfonía que puede oir cualquiera
que preste un poco de atención
y deje volar la cabeza...

Independientemente, el lugar en sí
está inmerso en un conjunto
que conforma un entorno mágico
y aquí viene la primera evocación.

A continuación, empezaron a pasar
personajes que dieron en otro tiempo
-cercano o casi difuso ya-
vida, con su presencia en el lugar,
más o menos duradera al rincón...

¿Se sentaron en él,
dejando vagar con ensoñación la mirada?
¿Vivieron como la Susona en su proximidad,
antes incluso de que existiera?
¿Cuantos paseantes, reposaron en él,
mientras retardaban su marcha
en un no querer irse a sus vidas diarias,
mientras el indescriptible aroma
penetrante del azahar inundaba la plaza?
¿Cuantas veces, lo contemplaría Amalio
el enamorado pintor de la Giralda?
¿Cómo sería la última persona
que allí paró unos instantes
y de la que aún se captan unas
fugaces ráfagas de su personal aroma?

Me dijeron un día:
-¿Todo eso piensas ante un banco vacío?
-Nó,-contesté. No es que lo piense
es que el banco me habla...

__________________

Diferente.


Veo los colores de la vidriera.
y más abajo,
la proyección de la luz
en la pared.

Aparentemente son iguales,
pero no lo son,
porque la proyección
no es de esa ventana,
sino de otra similar, que está
situada en otro lugar
en que la luz incide sobre ella.

Los vidrios que vemos
de colores, están en sombra
y no se proyectan.

¿Quiere decir esto que
sólo proyectaremos luz
si recibimos luz?

________________