Quietud.


Bajo los arcos del puente
de Triana,
quedamente,
se va deslizando el agua
y en una mañana
en la que el cielo tiene nubes
sobre un grisáceo color de plata,
hay sensación de parada,
tan sólo rompe el silencio,
el paso veloz de una piragua
y el chapoteo de sus palas.
También unos pescadores,
qué pacientes,
tienen plantadas sus cañas.

Hay un silencio sonoro
de esperar algo que se capta...
un pensamiento, un viento, una ráfaga...
pero nada, es un instante de magia
y a cierta distancia se ve emerger la Giralda...
Bajo los arcos del puente
de Triana.

Sevilla hoy está en silencio,
permanece por un momento;
callada
y mi mirada tranquila,
disfruta de estos instantes
que se que no durarán nada...

_________________

2 comentarios:

Princesa.triste.115 dijo...

El silencio, el agua, la Giralda...una mezcla de sensaciones.

Hay silencios que hablan

Un saludo cordial

Jaclo dijo...

Princesa:
De nuevo te agradezco tu visita.
Un saludo