Saramago


Los grandes hombres, no necesitan ni de nombre siquiera. Se lo labran con su hechos. Este Premio Nobel de Literatura del año 1998, tuvo hasta un apellido que no era el suyo propio y por las circunstancias que fueran, fue inscrito en el Registro civil, con una especie de apodo al parecer de la familia.
No voy a hablar de su infancia, ni de su trayectoria personal. Simplemente rindo un tributo -innecesario por otra parte- al escritor, dramaturgo y poeta, que inicialmente destinado a una profesión técnica, cuyos estudios que dejó inconclusos al parecer por dificultades económicas, trabajó durante años en diversos menesteres, dedicando el tiempo que podía a leer ávidamente lo que caía en sus manos y a escribir con intensidad. Pasa el tiempo y consigue además del Nobel ya citado, numerosísimas distinciones en forma de Premios o nombramientos por Instituciones y Academias.
Utópico en ocasiones, como en su idea de "Iberia unida" y siempre al lado del más necesitado, sus escritos, encierran una lectura que no deja indiferente. Fue nombrado en 2007, Hijo Predilecto de Andalucía, a la que estaba muy ligado por ser su esposa actual la periodista Pilar del Río, natural de Castril en la Provincia de Granada.
Descanse en paz, aquel que escribió:
"...Pero avanzar no es hacer jornada,
ni pintura será el color que no se inscribe..."

_________________

4 comentarios:

Princesa.triste.115 dijo...

Poeta, escritor y dramaturgo...
Un buen hombre y una bellísima persona...
Me sumo a tus condolencias

Un saludo Jaclo

Jaclo dijo...

Gracias por tu nueva visita.
Saludos.

parkerazul dijo...

Cuando leí "Todos los nombres", tenía la sensación de ver fotografías. Su capacidad de descripción y de hacer que te metas en la historia que narra me parece inigualable.
Otra persona única y que no morirá mientras que la recordemos.

Jaclo dijo...

Cierto, Parkerazul.
Un saludo