Ibn Hazm.


Su nombre completo era: Abu Muhammad Alí Ibn Hazm y a su muerte, dejó escritos un equivalente a 85.000 folios de ahora. Como sabio que era, tuvo que asistir a la quema de sus libros en la Taifa de Sevilla cuando errante y huido, tras haber conocido la comodidad y la opulencia -su padre había ocupado un cargo elevado con Almanzor- porque pertenecía a una especie de nobleza nó árabe, aunque musulmán de religión. A raiz de la destrucción de algunos de sus libros, escribe:

..." Si quemás lo que escribo
nunca quemareis su contenido
porque va siempre conmigo..."

Fué teólogo, político, Visir incluso durante unos meses, cuando los Omeya vuelven a Córdoba en 1023, pero más que todo lo anterior, filósofo y poeta. Numerosas son sus obras; desde "El Naqt" o Risala elogiando Al-Ándalus, o "la Chámbara" que es una Historia Crítica de Sectas, Religiones y Escuelas. Escribe constantemente y sobre muy diversos temas; Estudios sobre "los linajes árabes", "los Caracteres", "Polémica con Ibn Nagrela sobre el Judaismo"etc. Sin embargo, la más conocida de todas sus obras, es sin duda alguna "el Collar de la Paloma", que es un tratado excelso sobre las formas del amor al estilo platónico; por el amor en sí, llamado Amor Udrí, como el de las Cortes Medievales, cantado por los trovadores cristianos del medievo, cual la de Leonor de Aquitania o la Reina Ginebra y Lancelot y más próximo a nosotros, el que centra el ideal caballeresco de don Quijote y "la simpar Dulcinea", quizá Antonio Machado y Guiomar...

Peregrino por los distintos Reinos de Taifas, durante un tiempo, está en la corte de Almutadid de Sevilla, -padre del rey-poeta Almutamid-. Marcha después a Almería y más tarde a Játiva, donde compone "el Collar de la Paloma". Son incontables las obras y poemas que escribe y algunos, tienen tal calidad e inventiva, que son difíciles de superar. Hay por ejemplo unos que en dos renglones, compara cinco cosas con otras cinco, creando un universo múltiple y lleno de imágenes:

..." Yo, ella, la copa, el vino blanco y la oscuridad
parecíamos: tierra, lluvia, perlas, oro y azabache..."

O este otro, sacado de un poema en que habla de la espera a su amada:

..." Y es que si te hubieras decidido a visitarme
no hubiera habido tinieblas
y la luz, tu luz hubiera permanecido sin cesar entre nosotros..."

Quizá su forma de ver las cosas, se sintetiza en estos otros:

..."El ayer, se fue. El mañana no se si lo alcanzaré
¿de qué voy a afligirme?

Conocemos a Ibn Hazm, nacido en Córdoba en el año 994, falleciendo en Montíjar -hoy provinmcia de Huelva- en el 1064, gracias a los arabistas Miguel Asín Palacios y Emilio García Gómez. Es curioso que la fecha de su nacimiento se reduzca al 4 y la de su fallecimiento al 2...
________________


2 comentarios:

Princesa.triste.115 dijo...

Como siempre entro en tu blog y aprendo cosas nuevas...ese era mi objetivo cuando abrí el mío.
Un saludo Jaclo

Jaclo dijo...

Gracias por tu visita y por tu siempre amable opinión.
Saludos