Llegó el viejo conocido.

Llegó el viejo conocido,
que precisamente por serlo,
no es mi amigo.

Lo conozco bien y este año,
ha venido intenso,
y casi sin esperarlo. De improviso
nos llegó el antiguo frío.

Presente en los inviernos
de los ancianos,
prestos a irse...
En el recuerdo de
los antiguamente niños,
de sabañones en las orejas
y pantalones cortos,
temprano en las mañanas oscuras,
de inciertas luces eléctricas...

No serás nunca mi amigo.
Eres distante y presentas facetas
como un cuarzo helado
que nos refleja como somos:
débiles ante tu potencia avasalladora.

Hasta tus manifestaciones
bellas en teoría, como la nieve,
esconden traidoras caidas,
rompedoras
de huesos descalcificados...

Conservas la muerte
-que nó la vida-
precisamente por no dejar
que ésta florezca,
pero tus días -aunque lentos-
irán pasando
y otra vez llegará la primavera,
que acabará contigo.
Y por saberlo
y estar cierto de ello,
no me importa lo más mínimo,
si por circunstancias
que no pudiera enmendar,
yo no asistiera a su llegada...

___________________

5 comentarios:

Arwen Anne dijo...

precioso poema que aún da más frío, porque está muy escrito y además, has expresado muy bien lo que es el frío, me ha gustado, sobre todo, estos versos

No serás nunca mi amigo.
Eres distante y presentas facetas
como un cuarzo helado
que nos refleja como somos:
débiles ante tu potencia avasalladora.

Jaclo dijo...

Gracias, Arwen Anne.
Un saludo.

Nerina Thomas dijo...

Amigo bello!!
Recién estoy ordenando mis días. Esto de vacacionar!!
Un poema cálido el tuyo, profundo, completo.
Te envío mi energía llena de amor de humanidad para abrazarte amorosamente por tanto frío.
Pronto me tendras por España, el 4 de marzo me han citado en el consulado para obtener la ciudadanía.
Uno de los sueños de mi vida. LLegar a la Madre Patria, allí me escucharás recitar en algún lugar.
Amo tu tierra, sin conocerla fisicamente.
Te has llevado mis presentes?
Disculpa mi demora, por favor!!

Jaclo dijo...

Enhorabuena por tus éxitos. Gracias de nuevo por tus palabras y por la visita que ya se echaba de menos.
Saludos

Fugaz dijo...

Cómo se echa de menos esa temperatura agradable donde ni siquiera una fina chaqueta nos hace falta. Es duro este invierno frío que nos está regalando con nieves y más frío del que tal vez desearíamos.

Llegará la primavera, lo hará huír, pero mientras tanto no nos quedará más que esperar un poco y bien abrigados.