Marketing.


Parece que la palabra que representa las técnicas del Comercio, es nueva y sin embargo viene de bastantes años ya. Un ejemplo de los mensajes publicitarios -una de esas Técnicas- está representada en el precioso anuncio de azulejos, algo deteriorado pero aún bello, que existe en la calle Tetuán de Sevilla.
A mi juicio, en él, pueden leerse varios mensajes. En primer lugar la belleza de las lineas armónicas del vehículo de procedencia norteamericana que se muestra, que transmite solidez no exenta de sencillez y fortaleza al transportar cinco personas con comodidad. Pero estas personas, son chicas jóvenes, lo que añade una idea de independiente actitud, en una Europa en que las costumbres eran mas dependientes para la mujer que en los Estados Unidos, lo que hace que ese paseo que se muestra sea una meta a conseguir.
Por otra parte, el peinado de ellas nos hace pensar, se trata de los años que siguieron a la Primera Guerra Mundial con toda la carga de deseos de imitar a los Estados Unidos de Norteamérica, como una conquista social, por supuesto antes de que llegara el Crack del año 29.
Por último, aparece como situando el lugar, una de las ocupantes del automóvil, señala un símil de la estatua de "el Pensador" del genial Rodin, lo que trata de contrapesar la idea de posible alocamiento o irresponsabilidad juvenil, con la sensatez de la escultura admirada en el mundo.
El mensaje publicitario, queda claro: Poder adquirir un vehiculo de esa marca, produce todas esas cosas gratas y además, es sensato.
Es agradable que el paso de los años, no haya hecho desaparecer esta muestra de anuncio publicitario, que une a su belleza un mensaje plenamente vigente casi en su totalidad, aunque sería deseable una restauración a fondo de sus azulejos para devolverle su primitivo aspecto.

_____________

2 comentarios:

Milena dijo...

Me gusta la foto del coche antiguo, hace dos semanas me hice una fotografia delante esta imagen, me ha traido recuerdos de Sevilla. Muy buen texto, como siempre, Jaclo.

Saludos

M

Jaclo dijo...

Gracias por tu visita al blog así como por tu opinión hacia lo escrito.
Un saludo, Milena.