Cuando. (segunda parte)

Cuando me llegaba tu respuesta
saltando atropelladamente con ansia
en los renglones
las frases que escribías,
con aquella letra ordenada,
picuda y esbelta,
te imaginaba también
al pensar en mí, midiendo tus ideas,
que siempre juzgaba escuetas,
formando al dejar la tinta en el papel,
entre signos diferentes, curvas y rectas
para que después yo,
al interpretar tus letras
pudiera alimentarme por unos días,
hasta que me llegara de tí
otra carta nueva...

_______________

4 comentarios:

parkerazul dijo...

¿Conservas las cartas?. Ya sabes que las cartas de amor son cursis. Pero es peor no haberlas escrito y recibido nunca.
El cartero..... qué personaje más importante en algunas épocas.
Ahora todo más rápido. Pero ¿mejor?, supongo que sí, pero esas cartas no se pueden sustituir por un email.

Jaclo dijo...

Además, está la letra, los márgenes, la presión en el papel, el tamaño de la letra, su forma, la tinta empleada, su color...todo un mundo que ahora con los ordenadores, no existe, porque...¿Habrá algo más humano que una tachadura sobre un escrito?
Saludos, parkerazul.

Hapi dijo...

hello... hapi blogging... have a nice day! just visiting here....

Jaclo dijo...

Gracias por tu visita, Hapi.
Saludos